Frase destacada

“Es una medición super interesante, porque el rating de hoy es una medición más bien comercial y esta es una producción que se ha hecho con mucho amor y seguiremos trabajando con mucho cariño para la gente que la ve”.
Marcelo Alonso
acerca del sistema actual de medición de rating.

13 marzo 2011

Una mirada al Festival de Viña del Mar 2011

Pasadas dos semanas del fin del Festival de Viña del Mar, y en casa televisiva nueva (Chilevisión), y en medio del desastroso terremoto de 9 grados Richter que azotó a Japón a las 2.50 AM (hora chilena) del 11 de marzo de 2011, con un tsunami muchas veces más destructivo que el del 27 de febrero de 2010 en nuestro país (a la hora de esta columna van oficialmente 1.200 muertos aproximadamente), escribiré mis impresiones acerca del reciente Festival de Viña del Mar.

Bajo la mirada de Miguel


En general fue un buen Festival, para ser casa televisiva nueva, pero deseo exponer algunas consideraciones que deben ser tomadas en cuenta para futuros eventos:

LA OBERTURA
En general buenas, pero la de la primera noche, apeló a la nostalgia y al desastre. Tener al Zafrada y a la niña que tocó el gong en la isla Juan Fernández lo encontré de más. Para una obertura de Teletón está bien, pero no para una fiesta que es de alegría, y donde el público busca pasarlo bien, la verdad es que lo encontré algo fuera de lugar. Y para completar el cuadro faltaron los 33 mineros y al menos, unos dos reos de los que se salvaron el 8 de diciembre en la Cárcel de San Miguel.

LOS MAESTROS
Roberto Carlos la primera noche, y Sting al abrir la quinta, demostraron que no necesitan mayores presentaciones ni hacer cosas rimbombantes para conquistar al público; ellos lo hacen con lo que saben hacer, cantar. Y la verdad es que sus shows (aunque algo largos) fueron de una maestría de aquellas. Altos ratings en TV lo demuestran, y el haberse llevado todos los premios (sólo le faltó la Gaviota de Oro a Roberto Carlos), demuestran que tienen público y que no deben hacer, como ya dije, cosas estrafalarias para ganarse la simpatía del respetable monstruo-.

LAS POLÉMICAS
Dos fueron las grandes polémicas que un debutante Rafael Araneda tuvo que enfrentar: la primera noche con Dino Gordillo y la segunda noche, con Américo. Con Gordillo se solucionó rápido y no pasó a mayores, pero con Américo, quien acusara duramente al tío conductor de sepultar su proyección internacional, fue la verdad, por decir lo menos, algo exagerado, que por ende, hará muy difícil que a Américo lo vuelvan a invitar para el Festival al menos hasta el certamen de 2014, fecha en la cual se termina la era Chilevisión.

EL HUMOR
Sin lugar a dudas que fue uno de los puntos más débiles de este certamen. Dino Gordillo en la primera noche fue lo que salvó este ítem, ya que la experiencia acumulada en 5 festivales consecutivos (1996 a 2000) le sirvió y bastante. Sin embargo, Óscar Gangas y Mauricio Flores como Tony Esbelt (segunda y tercera noche respectivamente), usaron un humor de mucha grosería y hablar directamente con términos soeces de partes íntimas del cuerpo, no es lo más adecuado para un show que lo ve toda la familia. Gangas quizá apeló a los garabatos para no repetir la mala experiencia de 1998 donde el Monstruo lo devoró. Y si del Monstruo se trata, Ricardo Meruane fue la gran víctima del respetable. Una rutina poco acertada, y el haber salido cuando el público aun pedía a Sting, le jugaron en contra. 18 minutos bastaron para que fuera devorado por el monstruo viñamarino.

LOS TIEMPOS
Fue otro de los problemas que debió enfrentar la organización, los tiempos no se respetaron en muchos casos, ya que como pasa en cada certamen, el público quiere más de su artista favorito. Por eso, a modo de ejemplo, Yuri, salió pasada las 2 de la madrugada, al cerrar la primera noche. Y esa no es hora para que un artista salga a escena, ya que terminaban cerrando después de las 4 de la madrugada.

LOS CONDUCTORES
En general, tanto Rafael Araneda como Eva Gómez lo hicieron bien. Se notaba eso sí falta de experiencia, pero demostraron sobriedad y poca pompa, el vestuario de ambos fue bastante sencillo en todas las jornadas (quizá lo criticable sea la chaqueta de terciopelo de Rafael Araneda en la noche inaugural), pero esa es una anécdota dentro de todo.

ITALO PASSALACQUA
El eterno crítico del Festival de Viña del Mar fue más benevolente este año con la nota, claro, trabaja en el canal organizador del certamen, y ya tuvo problemas en 1997 cuando comentaba en Mega el certamen. Sin embargo, no tuvo pelos en la lengua para ponerle un 2 a la tercera noche, que coincido, fue la más débil del certamen de este año. Su nota global fue un 4 para este año, cuando lo común, especialmente en los 11 años que lo emitió Canal 13 (2000 a 2010) era promedio de un 2.

LA COMPETENCIA DE CANCIONES
Especialmente la internacional, cada día más de capa caída. Bajo nivel de canciones y una competencia relegada a un segundo plano, hacen que el norte de este Festival en la actualidad sea el artista invitado, Y la competencia nadie la cotiza.

Esperemos que en Viña 2012 estos puntos expuestos sean considerados, para mejorar la calidad de un certamen que hace rato está con fatiga de material, y que debe ser reodenado profundamente.

1 comentario:

  1. A mi me gustó la competencia. La folclorica tuvo de todo. La segunda tanda de la internacional fue más competitiva e interesante que la primera. Estoy de acuerdo con que hay que darle más realce para que vuelva a ser lo que fue, pero este año prometió bastante.

    ResponderEliminar

Hable con confianza. Logos CL On Demand no muerde.