Frase destacada

“Es una medición super interesante, porque el rating de hoy es una medición más bien comercial y esta es una producción que se ha hecho con mucho amor y seguiremos trabajando con mucho cariño para la gente que la ve”.
Marcelo Alonso
acerca del sistema actual de medición de rating.

25 noviembre 2011

Teletón, Historia de una campaña imposible.
Parte I: Los Orígenes

En esta primera parte de tres que escribiré respecto de la Historia de la Teletón, hoy me remontaré a los orígenes de la campaña, pero para entender cómo se origina, hay que necesariamente referirse a cómo era la Sociedad Pro Ayuda al Niño Lisiado desde su fundación en 1948, hasta 1978, año de la Primera Teletón.


bajo la pluma de Miguel.



La Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado (SPANL) nació en Santiago de Chile, el 8 de mayo de 1947, cuando un grupo de médicos del Hospital Luis Calvo Mackenna, padres y educadores se unieron para trabajar en la rehabilitación de los niños con secuelas de poliomielitis que en ese entonces azotaba al país. El 14 de agosto de ese año se realiza la primera reunión de socios, en la que se elige un directorio y se redactan los estatutos, en que se establece que los objetivos de la Sociedad son "otorgar atención médica, educación e instrucción, todo ello, de acuerdo a sus posibilidades técnicas y económicas, procurando la integración a la sociedad". En sus inicios, la Sociedad obtenía sus recursos a través de colectas que se realizaban una vez al año, además de otras actividades como bingos, canastas y té. El Ministerio de Justicia aprobó el 14 de septiembre de 1948 la personalidad jurídica de la Sociedad.

En 1950, la Sociedad arrienda una casa en calle Génova, donde establece la "Escuela Especial de Lisiados", pero tras la epidemia de poliomielitis (enfermedad degenerativa del sistema nervioso y los músculos que deja secuelas de por vida) que se intensificó en 1955, la escasa infraestructura de la sede que la Sociedad tenía no dio abasto para atender a tantos menores. En vista de aquello, la Polla Chilena de Beneficencia donó una nueva sede, ubicada en Huérfanos 2681. Al primer "Centro de Rehabilitación Carlos Urrutia" se sumó un internado y un taller de ortopedia donados por representantes de Chevrolet, que se estableció en el Barrio Brasil.

La poliomielitis comenzó a ser tratada con vacunas, por lo que dejó de ser la prioridad de la institución, a la que comenzaron a llegar pacientes con parálisis cerebral, malformaciones congénitas, discapacidades por accidentes, problemas neurológicos, distrofia muscularprogresiva y otras enfermedades del aparato psicomotor. Nuevos aparatos donados por el gobierno de Dinamarca permitieron mejorar las salas de atención y los talleres de prótesis y órtesis.

Durante 27 años, la Sociedad Pro-Ayuda desarrolló sin grandes problemas sus labores médicas y educativas, a pesar de no contar con más financiamiento que los aportes entregados por países extranjeros. Sería recién en 1975 cuando la institución comienza a sufrir serios problemas económicos y ya en 1978, los requerimientos hacen que la Sociedad se vea sobrepasada.

Una realidad diametralmente opuesta vivía en ese entonces Mario Kreutzberger, "Don Francisco". A fines de la década de 1970, Kreutzberger era indiscutidamente el comunicador más exitoso de la televisión gracias a Sábados Gigantes. Sin embargo, el animador sentía que debía hacer un aporte concreto al público chileno que lo había llevado hasta la cima. Con esto en mente, ideó una campaña benéfica que entregara aportes en dinero a un determinado grupo con algún tipo de necesidad, similar al evento realizado por Jerry Lewis en los Estados Unidos, el cual conoce en 1976 tras un viaje a Estados Unidos. De vuelta en Chile, a comienzos de 1977, haciendo un reportaje para la sección Usted No conoce Chile, de Sábados Gigantes, llega a una modesta zona semidesértica, llamada Los Campos de Ahumada, en las cercanías de Los Andes, donde llega a una casa en la cual aparentemente había un perro amarrado, pero no era un perro sino que un niño. Don Francisco, enojado, increpó a la señora, diciéndole que cómo era posible mantener un niño amarrado cuando faltaba poco para el siglo XXI. La señora, analfabeta, sólo atinó a decir que tenía seis hijos más, y que el niño enfermo los mordía o trataba de ahorcarlos y que además, comía tierra. Fue un hecho que conmovió a Don Francisco, el cual sólo atinó a dejarle un pequeño obsequio a esa humilde mujer, suspender la grabación del reportaje y volver a Santiago.

Jerry Lewis, conduciendo una edición de la "Telethon".

Coincidentemente, Don Francisco es invitado a una edición del programa Dingolondango, de TVN, donde debía donar dinero a una organización benéfica. Fue en ese momento cuando conoció a Ernesto Rosenfeld, presidente de la Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado, a quien donó $ 15.000 de entonces (adicionalmente Don Francisco donó otros 10 mil pesos) y que le invitó a conocer la obra que el encabezaba. Don Francisco queda consternado con la visita, ya que el equipamiento de la Sociedad era modestísimo y sólo atinó a decirle a Ernesto Rosenfeld: "ya tendrá noticias de mí". Así, se acercó y decidió que los niños minusválidos serían el grupo al que su nueva campaña ayudaría. Tras la decisión, citó al directorio de la Sociedad a una cena en su casa y les propuso que en 1978 iba a recaudar un millón de dólares para ellos. Para lograrlo, necesitaba una inédita cobertura comunicacional, que sólo le podía brindar la unión de todos los medios de comunicación. Se dice que hubo risotadas y que a Rosenfeld se le cayó la cuchara en el mousse de chocolate. Ernesto Rosenfeld sólo atinó a decir: "Lo entiendo, Mario".

Retorna tras unos meses a conocer bien la Teletón de Jerry Lewis, y el cómo se hacía esa campaña (la cual dura sólo 20 horas), claro que el molde hubo que adaptarlo, ya que la idea de Don Francisco era usar el dinero recaudado para rehabilitar a los niños. En Estados Unidos, el dinero recaudado se usaba en investigación, y además, era donado vía tarjetas de crédito, en una época en que el uso de las tarjetas en Chile era muy incipiente aun.

Uno por uno, Don Francisco convenció a todos los ejecutivos de la televisión chilena, a los dueños de radioemisoras, diarios y revistas, para que cedieran gratuitamente sus espacios y juntos motivaran a la comunidad, pudiendo así recaudar la cifra prometida. Los artistas chilenos también participaron sin intereses personales en esta campaña. Y con un video que filmó la televisión sueca, que le proporcionó la Sociedad de Ayuda al Niño Lisiado, acerca de Jorge Artus, un niño que nació sin brazos, de 12 años en ese entonces, recorrió las empresas y los auspicios le llegaron de inmediato. Pero el hueso duro de roer fue el Banco de Chile, que a juicio de Don Francisco, era la entidad financiera que mejor se prestaba para la recaudación del dinero. Ningún gerente del Banco quiso recibirlo, hasta que un día, a regañadientes, lo recibe el Presidente del Banco quien apenas acepta ver el video. La emoción, destrozó a la autoridad del Banco, atinando a decirle a Don Francisco solamente que "el Banco de Chile apoyará la Teletón" y que preparara el plan.

Y la inesperada respuesta de negación de apoyo vino desde el propio Canal 13, ya que Eleodoro Rodríguez Matte, amo y señor de la otrora estación católica entre 1974 y 1998, le dijo que era imposible que Canal 13 se embarcara en un proyecto de esa envergardura, ante lo cual decide llamar a su amigo Antonio Vodanovic, gerente de programación de TVN en esos años, para ver cómo lo hacían con la campaña. Minutos más tarde, un gerente de Canal 13 se aproxima a Don Francisco, "de parte de Don Eleodoro", para ver cómo se aterrizaba en el tema Teletón. Si bien Canal 13 no llegaba a todo Chile en esos años, era el canal con mejor equipamiento técnico para llevar a cabo una campaña de esta envergadura. TVN fue en todo caso esencial en difundir la transmisión al país, por el tema de la cobertura.

La situación política y social de Chile en ese entonces no era la mejor: el país estaba polarizado, tras cinco años desde el golpe de estado de 1973 y el establecimiento del Régimen Militar, a lo que se sumaba la posibilidad de un inminente conflicto armado contra Argentina. No obstante lo anterior, Don Francisco tuvo la osadía de intentar unir a todo el pueblo chileno en torno a esta obra de caridad. Así, el 8 de diciembre de 1978 se dio inicio a la Primera Teletón chilena, en medio de los temores de llevar a cambo una campaña de esta envergadura. Don Francisco cuenta que en la previa, subió 14 kilos en 14 días (un kilo por día), y el día 7 de diciembre, tomó once alrededor de 7 veces. Toda la ropa que Don Francisco usó en la Primera Teletón era nueva, según ha contado varias veces en diversas entrevistas.


En la columna venidera me referiré a todo lo que fue la Primera Teletón y el hito que marcaría en la historia de las comunicaciones chilenas y en las campañas solidarias.

2 comentarios:

  1. Buenisimo tu reportaje Miguel...me acuerdo de un video con losspots de los auspiciadores de la 1ra teleton ejemplos mosmos son Fensa,la misma CCU, Andina, Dos Alamos,Cimet(antes de su fusion con Sindelen No se si participo) y muchos mas...

    ResponderEliminar
  2. Creo que hace falta un reportaje a fondo a los pioneros de esta obra que fueron las personas que participaron en la Escuela Especial de Lisiado, la que se encontraba en la calle Gènova en providencia. Donde no solo se rehabilitaba a los niños, ya que se les impartían los cursos de las preparatorias, talleres de diversos oficio, preparándolo para una vida futura lo mas normal posible.
    Atte.
    Jaime F. Hernández S.
    4.465.294-3

    ResponderEliminar

Hable con confianza. Logos CL On Demand no muerde.