Frase destacada

“Es una medición super interesante, porque el rating de hoy es una medición más bien comercial y esta es una producción que se ha hecho con mucho amor y seguiremos trabajando con mucho cariño para la gente que la ve”.
Marcelo Alonso
acerca del sistema actual de medición de rating.

30 junio 2012

Cirugías plásticas en TV: Dos casos que no se debieron mostrar y un caso real

Como lo conté al final de la cuarta columna de la saga de los 50 años de Sábados Gigantes -donde recordé la celebración de los 25 años en pantalla-, nuestro amigo y columnista de este blog, Fabián Reyes, había sido sometido a una intervención quirúrgica a su pie izquierdo, de la cual continúa recuperándose y evolucionando favorablemente. Pero hoy no voy a hablar de Fabián y de su cirugía, que él de verdad la necesitaba para mejorar su calidad de vida, sino que muy por el contrario, me referiré a cirugías estéticas, que más que mejorar la calidad de vida, son por así decirlo "shows" llevados a pantalla. Y por supuesto, pondré de ejemplo, un caso real donde la cirugía plástica sí mejoró la calidad de vida de un adolescente.

Y qué mejor que graficar lo anterior con dos casos muy similares entre sí, ya que son dos personajes del mundo de farandulandia de nuestro país, y que en realidad poco o nada es el aporte (o favor si se quiere) que le hacen al medio nacional. Me refiero a Roberto Dueñas y a Nicolás Yunge. Y en ambas cirugías se ha contado con la complicidad de "Primer Plano", ese pseudoespacio que ocupa los viernes en horario estelar en el otrora canal de la Universidad de Chile, y que con mi amigo Roberto Caamaño despedazamos cada vez que podemos, lo cual es muy frecuente. Y trataré al final, un caso real, que ví en el programa "Hospital Clínico", en Canal 13, en el año 2005.

Veamos caso a caso:

ROBERTO DUEÑAS Y SU LIFTING
El día viernes 20 de julio de 2007 vimos la cirugía de Roberto Dueñas en pantalla. Como su ex esposa, Marlene Olivari, hacía poco había entrado a pabellón, Dueñas, su esposo en ese entonces (y con quien ya atravesaba por problemas sentimentales), decidió hacerse una enchuladita y somesterse a un lifting facial, ya que tenía ojeras y papada. Entró a la sala de cirugías, acompañado del equipo del programa antes mencionado, encabezado por Jordi Castell, el cual mientras preparaban a Dueñas para la cirugía lanzó su frase: ¡¡Uy, ví desnudo a Roberto!! Le quiero recordar Sr. Castell, que si una persona está despojada de todas sus prendas de vestir en la sala de cirugías, es por protocolos de bioseguridad (la ropa normal de uno NO está estéril), y no para satisfacer su más que conocida condición sexual, que no es un misterio para nadie.

A Dueñas se le hizo un "minilifting" el cual consiste en que, mediante pequeños cortes, se van uniendo por medio de hilos los músculos que estiran la cara y que permiten rejuvenecerla, dejándola más tersa y con muy pocas arrugas. Es una cirugía que dura aproximadamente unas 2 horas y media a tres, y además del lifting, le sacaron grasa del abdomen y se la inyectaron en la frente, para borrar las líneas de expresión de ese sector del rostro.

Luego vendría la llevada a la sala de recuperación de anestesia, en donde mostraron a Roberto Dueñas a torso descubierto y con fajas en su rostro, muy necesarias tras un lifting facial (los chismes en los blog sociales decían que en esa imagen, Dueñas parecía "oso de peluche" por los vellos en la zona pectoral) y bastante aturdido por la anestesia, lo que es muy común tras dos o más horas de anestesia general.

Diez días después de exhibido el caso en pantalla, el día 30 de julio, Dueñas aparece en un enlace en directo con SQP aun con fajas en la cara y bastante hinchada se le notaba aun (recordemos que toda cirugía provoca acumulación de líquido e hinchazón). El médico que operó a Roberto Dueñas la verdad es que estaba bastante molesto con el enlace en directo, ya que según dijo, había que esperar antes de ver resultados, como mínimo, un mes y medio, y ya los resultados definitivos, están en cerca de seis meses.

NICOLÁS YUNGE Y SUS 5 CIRUGÍAS EN UNA
El día jueves 17 de mayo pasado (una semana exacta antes de la intervención de nuestro amigo y columnista Fabián Reyes), el ex chico de Perla se sometió a un enchulamiento por así decirlo, completo, porque se le hicieron seis "cositas", como sacarle grasa del abdomen, del pecho, arreglarle las orejas, una pequeña reducción de papada, inyectarse parte de la grasa extraída del abdomen en la zona de los glúteos, esto último a mi juicio, fue quizá la parte grotesca de la cirugía. Tres horas y media de quirófano (de 9 a 12.30 hrs.), otra hora y media en recuperación, y el Nico Yunge esa misma tarde estaba en su casa, descansando.

La cirugía, programada inicialmente para las 8 de la mañana, al inicio estuvo un poco complicada por un ataque de angustia de Nicolás, el que no sé si fue show o fue alguna reacción a alguno de los medicamentos que se emplean para la anestesia, lo cual puso en duda la realización de la cirugía. Pero 1 hora después (9 de la mañana) ya todo caminaba bien.

Hace unas semanas atrás se le vio en Primer Plano mostrando los resultados parciales (los resultados finales los veremos hacia noviembre), y si bien anda hinchado aun, se notaban cambios, como más delgado y ya no se le notaba la papada. Pero deberá cuidarse, nada de comidas chatarras hasta por lo menos agosto próximo, y debe realizar ejercicios, siguiendo al pie de la letra las indicaciones médicas.

CHRISTIAN Y SU RINOPASTÍA
Un caso real, como lo dije al principio, fue uno que ví en "Hospital Clínico" el año 2005, era de un muchacho llamado Christian, de 17 años de edad en ese entonces (hoy tiene 24), el cual buscaba mejorar su nariz y su mentón, por los cuales se había ganado apelativos como Pepe Antártico o Condorito. Se expone su caso, y al llegar el día de la cirugía, en abril de 2005, el adolescente, muy asustado ya en la mesa quirúrgica, pregunta cuáles son las posibilidades de que su cirugía salga mal, a lo que una de las enfermeras le dice que esa posibilidad es remota, de menos del 1%. Y antes de dormirse, dice "Un saludo a mi familia", sin poder disimular el llanto. La cirugía salió bien, sin ninguna complicación, se le realizó la rinoplastia y un implante en su mentón (casi no tenía mentón). Tras una hora de cirugía, Christian fue llevado a recuperación, y esa misma tarde -ya recuperado casi por completo de los efectos de la anestesia- el adolescente se pudo ir a su casa (los efectos de una anestesia general se desaparecen totalmente en una semana).

Dos semanas después, se pudo apreciar en el mismo programa, le quitaron el yeso de la nariz a Christian, y pese a que aun estaba algo hinchado (ya señalé que esto es normal tras una cirugía, que los tejidos circundantes retengan líquido y se hinchen), el muchacho ya apreciaba el notorio cambio en su nariz y en su mentón, ante el cual tampoco pudo disimular el llanto, pero este se notaba, era un llanto de alegría, de que empezaba para él una nueva vida y que el futuro lo vería con otros ojos.

Con esta columna quise demostrar que en las cirugías plásticas que se muestran en TV hay de todo, casos como el de Dueñas y Nico Yunge, que son más show que realidad, y el de Christian, que fue un caso real, y que realmente mejoró su calidad de vida, con una cobertura netamente científica en un programa afín, como lo era "Hospital Clínico", y no en bodrios como "Primer Plano", donde no se busca la parte científica, sino que la morbosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hable con confianza. Logos CL On Demand no muerde.