Frase destacada

“Es una medición super interesante, porque el rating de hoy es una medición más bien comercial y esta es una producción que se ha hecho con mucho amor y seguiremos trabajando con mucho cariño para la gente que la ve”.
Marcelo Alonso
acerca del sistema actual de medición de rating.

16 junio 2012

Teleduc y la aventura de aprender en televisión

Hoy mis amigos, me referiré a un espacio que en la televisión chilena marcó una época en lo que a educación se refiere. Supongo que más de alguna vez oyeron hablar de Teleduc, espacio que se emitía entre mayo y noviembre de cada año, a través de Canal 13. Pero hagamos un poco de historia para entender cómo se origina Teleduc y qué es lo que se veía en la pantalla del hoy canal de Luksic, cada mañana de fin de semana primero, luego se añadieron el martes y el jueves, y a la postre terminó dándose de lunes a domingo.



Corría 1977 cuando en Chile la Pontificia Universidad Católica abrió una segunda instancia académica para el mundo no universitario. En efecto, ya en 1968 había inaugurado el Departamento Universitario Obrero y Campesino, DUOC, que hoy es una fundación e instituto profesional autónomo, donde se empezó a dar importancia académica de nivel superior a una serie de conocimientos necesarios para el mundo laboral no profesional. Dicha experiencia, exitosa y con gran respaldo y reconocimiento ciudadano no conseguía, sin embargo, llegar a todos los rincones de nuestra patria, debido a que desde su origen fue una experiencia presencial, itinerante a veces, pues había cursos que se daban en regiones, pero rigurosamente presencial. El DUOC de hecho, hoy tiene sedes en Santiago, Viña del Mar y Concepción.

Debieron pasar 9 años para que la UC abriera nuevos caminos educativos a través de la educación a distancia. Fue así como nació Teleduc, la experiencia más señera y reconocida en Chile de educación a distancia usando la tecnología análoga de la época (la televisión) a través de las pantallas de la señal de televisión de la Universidad Católica.

De aquellos lejanos años muchas cosas han cambiado en Teleduc, tengo la impresión que, en la mayoría de los casos, ha sido para mejor, aunque es indudable que la notoriedad, la importancia académica y por qué no decirlo, hasta un cierto romanticismo pedagógico de las primeras épocas se perdió para siempre cuando la institución abandonó la pantallas televisivas abiertas en 2002 para anclar su propuesta sólo en el mundo digital.

Para entender por qué esta propuesta educativa en TV, hay que señalar que los estatutos originales de la televisión chilena establecían que ésta debía avocarse a tres áreas fundamentales: Informar, educar y entretener. Por otra parte, la propiedad de las señales televisivas sólo podía ser universitaria o estatal. Por aquellos años, cada una de las cinco estaciones (TVN, Canal 13, Canal 9 de la Universidad de Chile -actual CHV-, Red de Televisión del Norte -Telenorte- y UCV Televisión) existentes en el país buscaba por sus propios medios cumplir dicha función. Canal 13, de propiedad de la Universidad Católica, implementó un sistema de educación a distancia que tuvo la particularidad de ser, al mismo tiempo, un excelente programa académico y un excelente programa de televisión.

Los estudiantes de Teleduc se inscribían en las oficinas de la Universidad -o en oficinas de universidades asociadas en regiones, la Universidad Católica del Maule acá en Talca por ejemplo- y recibían los libros y materiales necesarios para desarrollar el curso elegido. Posteriormente, cada fin de semana, luego extensivo a martes y jueves, y desde 1993 de lunes a domingo, un completo programa de televisión entregaba las clases de tres o hasta cuatro cursos distintos a través de dramatizaciones de los elementos más importantes del curso en cuestión. Matemáticas, Literatura, Astronomía, Computación, Historia, Filosofía, Pedagogía y otra serie de disciplinas fueron abordadas con la doble expertiz académica y teatral. Conocidos actores y directores de teatro y televisión locales dieron vida a historias que bien podían abordar los problemas de la Estadística, como las dificultades de un docente enfrentado a adolescentes con problemas de aprendizaje. Las historias dramáticas, bien actuadas y dirigidas y perfectamente integradas a los objetivos del curso fueron un plus extraordinario para comprender y dar significación a las lecciones de los libros de texto.

Por otra parte, como resulta evidente, Teleduc fue seguido no sólo por sus cientos de alumnos en cada curso, sino por miles de televidentes que, no habiéndose inscrito ni teniendo los materiales didácticos y evaluativos impresos, igual seguían con interés las entretenidas lecciones que cada fin de semana podían verse en la pantalla.

Miles de compatriotas pudieron actualizar sus conocimientos gracias a este sistema que alcanzó prestigio, reconocimiento y validez a nivel nacional.

Recuerdo dos cursos que debí seguir en 1990, en el primer semestre, cuando cursaba el 6°Básico.

JUEGOS DE EXPRESIÓN LITERARIA: Conducido por Cristian Campos, donde además los actores Gabriel Prieto, Soledad Alonso y Luz Croxatto daban vida a situaciones en donde en un taller de expresión literaria intentaban mejorar la expresión a través de nuestro idioma.

LABORATORIO DE CIENCIAS NATURALES: Conducido por Alex Zissis (como el personaje X) y la caja negra (cuya voz era la de Sandra Solimano) hacían experimentos relacionados con la física y la química, dando cuenta de modo didáctico, de diversos fenómenos de la naturaleza.

Hubo cursos como por ejemplo: Instalaciones Sanitarias, Instalaciones Eléctricas, Técnicas para Mejorar la Microempresa, entre 1995 y 1997 el programa "Mujer Nueva", La Estadística... comprendiendo un mundo con azar, Viva la Vida (para adultos mayores), Yo Pienso... tu piensas, Geografía de Chile, Internet para Todos, entre muchos otros que se dieron en las 25 temporadas al aire. En todos ellos se veían situaciones dramatizadas por grandes actores de la escena nacional, tal como se dijo anteriormente, y luego se pasaba a un panel con expertos en la materia que analizaban la situación dramática a través de los contenidos a entregar.

Teleduc contaba además con conductores centrales, que presentaban los cursos, en los 80 recuerdo que Jorge Díaz y Cecilia Serrano desempeñaron esa labor; en 1989, 1990 y 1992, estuvo Susana Roccatagliatta; en 1991 el lugar lo ocupó Felipe Armas, entre 1993 y 1997, los periodistas Verónica Díaz (quien llegó desde La Red) y Jaime Villa (que era reportero en Sábados Gigantes). En 1998, la conducción la tuvo la periodista de la Universidad Católica, Heidi Schmidlin. Algunos presentadores de cursos fueron los actores Cristian Campos, Alex Zissis (a quienes nombré antes); Jaime Vadell, Juan La Rivera, Karla Constant, Montserrat Alvarez, Jorge Yáñez, Paulina Urrutia, Carmen Jaureguiberry, entre muchos otros participaron del espacio, y se involucraban con el curso, que era a mi juicio lo más importante.

Por todo lo anteriormente expuesto, es que Teleduc supo ganarse un sitial de importancia en la televisión chilena y no sólo en la televisión, sino que en la educación, ya que, sobre todo los cursos que iban martes y jueves primero y de lunes a viernes después, se seguían en vivo en la sala de clases, ya que Teleduc hasta 1998 abría las emisiones de Canal 13, luego se trasladó al mediodía de lunes a viernes tras el inicio de "La Mañana del 13", pero eso no quita lo valioso que fue su aporte tanto a la televisión como a la educación, porque la calidad académica de sus cursos era pero de primer nivel, bajo el alero de la Universidad Católica de Chile.

Esta es una columna dedicada a un programa de primer nivel, pese a que quienes trabajaban ahí siempre supieron mantener un bajo perfil, pero demuestra que manteniendo un bajo perfil, se pueden lograr cosas significativas y de importancia en la televisión chilena, algo que hoy hace mucha falta y que esperemos, se retome algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hable con confianza. Logos CL On Demand no muerde.