Frase destacada

“Es una medición super interesante, porque el rating de hoy es una medición más bien comercial y esta es una producción que se ha hecho con mucho amor y seguiremos trabajando con mucho cariño para la gente que la ve”.
Marcelo Alonso
acerca del sistema actual de medición de rating.

21 noviembre 2012

¡Sálvese Quien Pueda... de tanta telebasura en Chile!


Sin duda hay una epidemia grande en la televisión chilena. Se llama: Telebasura. Si, la misma que criticamos tú, yo y todos los que estamos acá en LogosCL. Ese que impide que tus cantantes favoritos vengan a Chile. Ese que bloquea a otros formatos y exilia a mejores programas. Ese que gobierna una dictadura en la industria y forma parte, directa o indirectamente, del 90% de la programación de la tele en Chile.

Pero... ¿Qué es este tumor malígno que debería ser extraido a la brevedad, antes de que sea tarde?

Carlos Elías Pérez, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, la define así en su líbro "Telebasura y periodismo":

"Una forma de hacer televisión caracterizada por explotar el morbo, el sensacionalismo y el escándalo como palancas de atracción de audiencias".

Así mismo, en el "Manifiesto contra la telebasura", basado en el mismo libro de Elías Pérez, dice:

"La telebasura se define por los asuntos que aborda, por los personajes que exhibe y coloca en primer plano y, sobretodo, por el enfoque distorsionado al que recurre para tratar dichos asuntos y personajes".

Continuando con este manifiesto, se hace relación a tres aspectos basicos que definen a un programa basura:


  • - "El reduccionismo, con explicaciones simplistas de asuntos más complejos,...gusto por las teorías conspiratorias..."
  • -"La demagogia, que suele presentar todas las opiniones como equivalentes por si mismas, independientemente de los conocimientos sobre las que se sustentan...y que lejos de arrojar luz sobre los problemas contribuyen a consolidar la idea del todo vale ..."
  • - El desprecio por los derechos fundamentales como el honor, la intimidad, el respeto, la veracidad o la presunción de inocencia..."


En la primera definición, podemos encajar perfectamente a Juan Andrés Salfate, quien semana a semana en sus tribunas, tanto en "Mañaneros" como en "Así somos" (ambos de La Red), tira conspiraciones y además, con la ayuda de sus amigotes de Quake Red Alert, predice sismos y terremotos sin sustancia científica, provocando adrede e impunemente la atemorización de la población. Es cosa de ver como se encuentra en su salsa cuando ocurre un sismo en cualquier parte del mundo, ante esto, no dudan en decir que tiene consecuencias en Chile si o si. No importa que suceda en Guatemala o en Italia, tiene consecuencias en nuestro país. Ante esto, el matinal en que trabaja, fue apodado por @Televisivamente como "el matinal del miedo".

En la segunda definición nos encontramos con "Tolerancia cero", que este año ha decaído flagrantemente en su calidad que lo hacía un buen programa de análisis político. Aun cuando en sus filas estén destacados y renombrados periodistas como Fernando Paulsen y Matías del Rio, es común que los invitados e incluso panelistas, se descalifiquen mutuamente si no piensan distinto a uno. Es cosa de recordar cuando Camila Vallejo llamó a Ena Von Baer como "senadora designada". O las pataletas de Fernando Villegas. Es como quien dice "La política farandulizada".

Y en la tercera definición nos encontramos con los programas que sin duda alguna, son los complices de esta verdadera "cadena nacional de la farándula". Me refiero a "En Portada" (UCV), "Intrusos" (La Red), "Secreto a voces" (MEGA), "Alfombra Roja" (Canal 13, desde el 2011 en adelante se pusieron bien giles con los farandulitos, dejando de lado el programa diferente que era hasta un año antes), y los dos espacios insignes del yugo: "Sálvese quien pueda" y "Primer plano", ambos de Chilevisión. Indirectamente, pero relacionados, podríamos meter a "Yingo" (Chilevisión), los realities de Canal 13 y "Las Argandoñas" de TVN (si, hasta el canal público se rindió este año). Eso sumado a los matinales que hablan de estos temas.

Este desprecio no admite termino medio y puede hacer lo que sea por un punto de rating. Todo vale. No hay límites entre los canales de televisión.

Por ejemplo, cuando "SAV" del primer canal privado del país, televisó en vivo una pelea familiar entre la mamá de Dominique Gallego, y la mamá de la ex pareja de esta última. O en el mismo programa, cuando le pagaron 4 millones de pesos a Pablo Schilling por contar como le había pegado a su ex mujer. Todo en vivo y en directo para todo el país. O peor aun, cuando en "Último Plano" dieron cuando Edmundo Varas había llegado violentamente al canal de televisión para hablar con Francoise Perrot, todo con Chile entero de testigo.

Pero tampoco respeta el horario de proteccion al menor. Es común por ejemplo cuando en SQP dicen groserías e insinúan al acto sexual. Y en "Yingo", cuando Fanny Cuevas llamó a Arenita de "Loca de mierda". Todo en pleno bloque apto para todo público y a vista y paciencia del autodenominado "recreo FAMILIAR de Chile". Y que dicho sea de paso, motivó mi primera denuncia ante el CNTV, la cual en la actualidad acogieron a tramitación a la espera de las sanciones pertinentes. Y eso que ni he mencionado las peleas de los shows de telerrealidad del canal de Luksic...

¿Cómo vacunarnos de esta epidemia? Hay muchos que ya expresaron su malestar ante esta dictadura televisiva. Bastian Bodenhöfer, Enrique Maluenda, Claudia Di Girolamo, Javier Miranda, Ingrid Cruz, Karen Paola, Patricio Bañados, Amaro Gómez-Pablos, María Luisa Godoy, el alcalde de Talca Juan Castro, entre otros. Y esta semana Pablo Molina, del Banco Santander, en un seminario de TV organizado por el CNTV, dijo: "Somos muchos los avisadores que no estamos satisfechos con los contenidos de nuestra TV". O sea, si te retan hasta los que ponen la plata para financiar ciertos programas y los gastos de transmisión, es porque algo estarás haciendo mal.

Pero, ¿Qué hacer ante esto? Primero, no dejandose llevar ante tal dictadura, no quedandose callado y vociferar hasta el cansancio sobre lo mala que está la televisión chilena. Y lo segundo es firmar en Change.org una petición en la cual pedimos a los canales de televisión que regulen sus contenidos de una buena vez. De llegar a las 100 firmas la enviaremos formalmente a los canales de televisión, y al CNTV.

Aun estamos a tiempo de conseguir lo que anhelamos: El regreso de la televisión de calidad a Chile. Que es posible, y claro que ahí estaremos para verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hable con confianza. Logos CL On Demand no muerde.