Frase destacada

“Es una medición super interesante, porque el rating de hoy es una medición más bien comercial y esta es una producción que se ha hecho con mucho amor y seguiremos trabajando con mucho cariño para la gente que la ve”.
Marcelo Alonso
acerca del sistema actual de medición de rating.

15 enero 2013

Reflexionemos sobre nuestra televisión

Hoy quiero ponerme reflexivo. Y es necesario por lo siguiente: El domingo que acaba de pasar se estrenó "Mundos Opuestos 2", la secuela del exitoso pero cuestionado reality de Canal 13 donde, entre otros participantes, se contrató a Mauricio Israel, un ex comentarista deportivo que estafó a medio mundo, huyó despavorido a Israel y volvió contratado por Nakasone.

¿Quiere saber lo polémico? Preparese porque aqui viene: Solo en el primer mes recibirá cerca de 46 millones de pesos, y durante ese mes no lo podrán eliminar, el resto de su estadia recibirá 20 palos mensuales. Pero aqui viene lo indignante: Todo será depositado en el extranjero para que no le protesten el sueldo sus victimas. Si eso no es corrupción.

Por Twitter y en redes sociales se está convocando a una funa, que de seguro dará mucho que hablar, tomando en cuenta además los resultados que tuvo "Las Argandoña" en TVN, donde se confiaron mucho en entregar un producto de pésima calidad, se confiaron y pasó lo que pasó. TVN en crisis y Mauro Valdés coronando una pesima gestión en un canal público devaluado desde hace 3 años. Seguramente Canal 13 creyó que porque son ahora un canal privado pueden hacer y dar lo que quieran. ¡Craso error! Todo es reprochable, hasta porque se acoge a un estafador que aun no es juzgado por la corte (y dudo que lo hagan, ya que el Poder Judicial actualmente tiene la maldita costumbre de dejar libres a los culpables aun con pruebas en contra).

Esto sin duda no solo tiene que tener una indignacion que se refleje en las redes sociales. Sino que tiene que hacernos reflexionar sobre la clase de televisión que vemos, y de lo que realmente queremos.

Se toma como referencia una medición de audiencias desde 1992 llamada "People Meter", que actualmente utilizan los productores y empleados de canales de TV para demostrar qué es "lo que la gente quiere ver" y así defender la farándula y darle la razón a los ejecutivos que creen que es lo que vende. ¿Y saben qué? ¡Te mienten! El People Meter es un sistema que solamente mide 600 casas de 4 estratos en 5 regiones del país, un moco de universo que no es representativo. Es más. Su medición es tan arcaico y obsoleto que es duramente criticado en Argentina, Perú y Uruguay. El sistema de audiencias de la mayoría de las teles de Europa, ese de los millones de espectadores y el porcentaje de cuota, es un poco más democratico que el rating on-line.

No quiero ser referente en este post. Sin embargo, los más perjudicados con la dictadura de las 600 casas somos nosotros, los televidentes, porque quedamos relegados a la mala calidad y a farándula hasta 13 horas al día sin ningún tipo de freno. No podemos ver cosas mejores porque, a boca de productores mediocres y facilistas, lo que la gente quiere es copucheo y más copucheo. Error. No todos los chilenos comos cahuineros y peladores, y esto lo dije en La Tele Según Caamaño. No es justo que por culpa de pocas casas se nos tilde de algo que no somos ni la mayoría, porque 600 casas no hacen una mayoría absoluta.

Es necesario replantearnos. Saber qué entendemos en base a calidad. En serio, no estamos pidiendo una obra de Tchaicovsky en horario prime tampoco. Solo programas como "The Graham Norton Show", "The Ellen Show", "Wetten, dass...?", "Otra movida", "Ahora Caigo", "L'ereditá", "Pechino Express", "Le plus grand cabaret", "Later... with Jools Holland", "Helene Fischer Show", "L'Ultima Parola" y otros que ocupan gran presupuesto pero que tienen una gran audiencia e innovación en sus respectivos países. Ah claro, que en la televisión chilena impera la "ley del minimo esfuerzo", esa que dice que tienes que vender con poco para ganar mucho; lo cual desde luego se contradice con millonadas que le pagan a personajes como Mauricio Israel o Raquel Argandoña que son escandalosas. Por eso es sabio ese dicho que dice "Lo barato sale caro".

Por eso hay otro dicho que dice "A mayor calidad... mejores resultados". Y tiene razón. Si se aumenta la calidad de los programas obvio que habrá un mejor resultado y hasta podría cambiar la imágen de un canal completo (caso Antena 3, que desde el 2011 pasó de ser un canal sensacionalista a un canal netamente familiar con contenidos para todos los gustos, tanto así que en los últimos meses sus series y programas de concursos les ganan a "Salvame", un descarnado programa de farándula de Telecinco). Hay varios talentos, nacionales e internacionales, que tienen que aparecer si o si en nuestras pantallas y reunir a la familia como antes, no a esos faranduleros buscafama, inhumanos e indecentes que promueven hoy en día. Incluso por eso los artistas locales que conforman la camada de la "nueva era de la música chilena" tienen que pagar el precio de ser ignorados por su propia tele.

No, no y no. No podemos seguir de brazos cruzados ni seguir permitiendo que los ejecutivos y productores que hoy hacen televisión nos sigan viendo como idiotas morbosos que solo quieren ver peleas armadas y mujeres en pelota. Tenemos que actuar, antes de que sea demasiado tarde. Hay que movilizarse, exigir mediante cartas, protestas, acciones tanto en la calle como en redes sociales. Los chilenos sabemos lo que valemos y merecemos, por eso los jovenes salen a protestar por una mejor educación y una mejor salud. No porque vivimos en el "tercer mundo" todo tiene que ser mediocre. Todos tenemos que remar del mismo lado y exigir contenidos de calidad, pero con coherencia. No porque la mayoría de las 600 casas que mide el People Meter ve un mal programa quiera decir que todos lo ven. Y los hechos hablan por si solos (caso "Mentiras Verdaderas" que no tiene una sintonia como los canales grandes, pero que tiene gran presencia en redes sociales).

Para terminar, ahora que empezó "Mundos Opuestos 2", piense, analice, si esta es la televisión que quiere que vean sus hijos, su esposa, sus colegas de oficina, y la gran mayoría del país. Otra televisión es posible, y obvio que estaremos ahí para ver contenidos innovadores y sorprendentes, como debió ser siempre :)

2 comentarios:

  1. Definitivamente se pasó de la raya. Nakasone definitivamente se fué "Al Chancho" con el Sr. Israel, un para mi, delincuente y realmente un estafador que estafó a medio mundo. Una vergüenza Canal 13 realmente, se puso muy cutre (Chulo, chabacano, rasca)

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo contigo Álvaro, Nakasone se pasó de la raya.

    ResponderEliminar

Hable con confianza. Logos CL On Demand no muerde.